Loading Day

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Tu día a día

Cayendo al oscuro abismo

Cayendo al oscuro abismo

En primer lugar, si estás leyendo este post, GRACIAS. Significa mucho para mí el poder compartir con vosotros esta historia, que más que una historia, ha sido un problema personal.

Este es el primer artículo de nuestro Blog, el cual tenía ganas de poder contar desde hace tiempo.

Con las siguientes palabras voy a narrar una problemática… algo que me ha atormentado, durante los últimos casi 3 años de mi vida.

Y como la vida es demasiado dura para estar siempre apenado, es necesario tener esa fuerza de voluntad y añadir un poco de humor, de vez en cuando. Por ello comienzo este artículo como dicen en el club de la comedia: 

– ¿A vosotros no os ha pasado alguna vez…? 

Todo tiene un principio.

¿”A vosotros no os pasado alguna vez…” que en algún momento de vuestra vida, puedes llegar a sentir una presión tan grande, tan intensa, que sólo quieres encerrarte en casa y no salir? Me explicaré mejor con un ejemplo… ¿Cuántos de vosotros no ha sido sometido a ciertas presiones… responsabilidades en el trabajo, en vuestro círculo social e incluso dentro de la familia? Pues imaginar todo eso a la vez… y ser sinceros. ¿No os encerraríais en vuestra casa para no salir y dejar de vivir esas diferentes situaciones? Esa es la primera anécdota que quiero contaros. Como llegué a desarrollar una patología de agorafobia, con ansiedad y ataques de pánico…

Yo me considero una persona bastante profesional en mi trabajo, realizando siempre mis labores con la mayor eficacia y agilidad posible, incluso asumiendo ciertas responsabilidades que no debería porqué, pero las asumo. Más de la mitad de mi vida la he dedicado a la informática, ¿no os lo había dicho? Pues sí, son muuuchas primaveras cargando con la cruz de… “Oye Xapu, se me ha roto el PC, ¿puedes echarle un vistazo?” De este tema ha venido una de mis grandes frustaciones.

He trabajado en diversos proyectos, para empresas de reputado nombre, con gente de todo tipo y claro, podéis decir… “¡Xapu, tendrías que estar agradecido, porque hay gente que no consigue trabajo! Y efectivamente lo estoy, porque estos trabajos me han dado la experiencia suficiente dentro de mi trayectoria profesional, tanto para bien como para mal. Y aquí viene el “asunto”…

Tras este pequeño aperitivo, agradeciendo vuestro tiempo, comencemos a disfrutar de este sitio. Es por ello que empezaré mi primer post como dicen en el club de la comedia: ¿A vosotros no os ha pasado…? 

Comienzan los problemas.

¿Sabes lo que es querer hacer tu trabajo, pero descubres que las aplicaciones que estás usando no funcionan bien, se “crashean”. Es decir, se cierran sin motivo, debido a conflictos producidos por el mal desarrollo de dichas aplicaciones?

Recibir presión por teléfono, porque unos agentes de policía necesitan unas imágenes de cámaras de seguridad, sobre un altercado o una agresión y no poder facilitarlas, debido al mal funcionamiento de estas herramientas informáticas. Descubrir al llegar al puesto de trabajo, que hay un problema desde hace 3 o 4 días, de muy fácil solución y que nadie ha querido molestarse en solucionarlo, esperando a que te incorpores para tener que solucionarlo tu mismo.

Estar resolviendo dudas de compañeros, porque no tienen los suficientes conocimientos para hacer frente al servicio. De forma simultánea estar pendiente de tus labores y por si no fuese suficiente, estar “haciendo labores” que corresponden al coordinador de ese grupo… 

Y algunas cosas más que omitiré, porque pienso que con estos ejemplos ya os podéis hacer una idea de a que “situaciones” quiero referirme.

Cuando todo lo que os he contado en el párrafo anterior, os pido disculpas por ser tan extenso, pero necesito expresarlo así. El paso de los días, semanas, meses… bajo estas tensiones llegan a rebasar el límite de una persona y es imposible continuar.

Y el oscuro abismo se abre camino.

Todo esto da como resultado el comienzo de vértigos, náuseas, encerramiento en casa, no soportar multitudes, querer estar solo, descuidar todo lo que te importa…

He padecido estas patologías durante algo más de 2 años, ¿imagináis estar todo este tiempo sin salir de casa? ¿Sin montar en el transporte público para ir a cualquier lugar? ¿No poder quedar con varios amigos, porque pensar en estar con más de 2 personas en la misma habitación, ya comienza a generar vértigos y mal estar? ¿Perder puestos de trabajos porque al 2º día de incorporarte, sufres ataques de ansiedad conforme te levantas de la cama? Pues estas cosas son tan reales como los billetes de 5€.

Pero con esfuerzo, paciencia, trabajando día a día con ejercicios de respiración, comprensión por parte de tu entorno y el paso del tiempo… se puede superar. Doy fe de ello.

Tras la oscuridad… llega la luz.

A principios de este año 2020 empecé a mejorar y a salir de casa, decidí dejar la informática a un lado y centrarme en otras labores. Actividades como la fotografía y por supuesto, el retoque fotográfico. Si a esto le sumamos la paciencia, ayuda y confianza de mi pareja y mis padres, dan el resultado ansiado. Poder viajar en tren y avión, volver a montar en transporte público, salir a recorrer las calles en busca de lugares que fotografiar… Una larga lista de objetivos en mente.

Gracias a esto, el oscuro abismo de la agorafobia, en el que caí hace un par de años, se ha transformado en un valle lleno de luz y color. Un lugar donde alzando levemente la mirada, puedo ver en la lejanía cualquier cosa que me proponga. 

Esta ha sido la anécdota más importante y probablemente, una de las más duras que he sufrido a lo largo de mis 36 años, aunque no la única. Pero estas, llegarán algún día en otro post.

¡¡Gracias a todos!!

Si habéis llegado hasta aquí, gracias por leer mi anécdota. Me encantaría saber cuantos de vosotros habéis pasado por una situación similar a la mía, os invito a que, si alguien quiere… comparta brevemente su historia en un comentario aquí abajo. Quizás haya personas que están pasando por esto mismo y leyendo post como este, puedan comprender que este problema puede superarse, salir de ese oscuro rincón de confort no es imposible.

Solo os pido que si os ha gustado este primer post, lo compartáis para dar ánimo a esa persona que conocéis y sufre de esta misma forma. 

Os prometo que el siguiente post, será más alegre. 😉 

¡¡ Mil gracias !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido !!
Ir arriba

SUSCRÍBETE

Sé el primero en leer los nuevos artículos.

No haremos spam innecesario.